Dos años de Gestión: Discurso completo del Vicepresidente de Bolivia David Choquehuanca

DISCURSO DEL VICEPRESIDENTE DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA, DAVID CHOQUEHUANCA, AL CUMPLIRSE  DOS AÑOS DE GESTIÓN.

Asamblea Legislativa Plurinacional, La Paz, 08 de noviembre 2022

Hermanos, hermanas, vivimos el año 16 de nuestro proceso de cambio, después del despertar político de los pueblos originarios en el año 2006 y después del despertar de conciencia en el año 2020.

El tiempo de cambio del décimo Pachakuti se hace sentir en todas las manifestaciones de vida, estamos aprendiendo que todo lo que emerge de la Madre Tierra es paritario, es dual. Las fuerzas duales sin perder su identidad se calibran según el principio de complementariedad, se fusionan con la energía solar y siguen su ciclo de vida, lamentablemente la humanidad no sigue el curso de la matriz de vida, está separada de ella, está dividida y muy debilitada.

La humanidad ha olvidado el camino de conexión con la matriz de vida, los líderes actuales no están conduciendo a la humanidad por el camino correcto de retorno a la vida, donde habrá que superar la cultura de la muerte y la inteligencia artificial, y trascender el miedo y la agresividad que no pertenece al esquema genético humano.

El miedo a la agresividad fueron naturalizados por los dueños del sistema al igual que las creencias falsas y os objetivos de vida falsas, los dueños del sistema y del conocimiento saben perfectamente que el tiempo del décimo Pachakuti no es su aliado, somos millones y les será muy caro y muy difícil controlar a las poblaciones por la fuerza.

Por ello, han fabricado la inteligencia artificial en los medios de comunicación, abierto en las redes sociales para controlar y vigilar las actitudes, las creencias de los movimientos sociales no solo en Bolivia sino en el mundo entero.

Una vez naturalizada la cultura del divisionismo, las armas de desinformación, información falsa, uso de personas influyentes y fabricación de caos resultaron ser suficientes para que la gente tome decisiones irracionales en contra de sus propios intereses, somos testigos del uso de nuevas técnicas de sometimiento, donde los opresores fabrican el consentimiento de la renuncia de la libertad en sus víctimas, en la obra del año de 1548 de É de la Boétie titulada «Discursos sobre la servidumbre voluntaria» encontramos esta brillante idea «la clave de nuestra libertad o sometimiento está en el consentimiento».

Aquellos que manipulan conscientemente e inteligentemente los hábitos, las actitudes, las opiniones de millones de los pueblos soberanos a través de las redes sociales constituyen un poder invisible y control total sobre la humanidad y sus recursos, los dueños del sistema y de las corporaciones del capitalismo informativo desde décadas están cultivando las bases de pulsión fascista para salir con vida de la crisis del sistema occidental que ellos mismos han provocado, que ellos mismos han causado.

En este momento están blanqueando los partidos fascistas para utilizarlos como respuesta en los estallidos sociales en contra a la crisis ocasionada por el derroche de recursos, son los partidos fascistas disfrazados del sistema que serán utilizados para reconducir los descontentos sociales en el marco del orden constituyente.

Detrás de la retórica de la defensa de los valores universales la pulsión fascista está produciendo luchas entre odios, entre hambrientos, entre razas, entre regiones, entre culturas, entre creencias, entre géneros al interior de nuestras familias y en la educación.

El tiempo del décimo Pachakuti es tiempo del despertar de la conciencia de las grandes mayorías, es el fin del no tiempo, es tiempo de despertar nuestro larama.

La inteligencia artificial y redes sociales se han transformado en armas para moldear y someter la opinión pública, los operadores de las redes sociales infiltran a las personas influyentes que difunden sus puntos de vista para subordinar el pensamiento de grupos en línea, es natural que en el tiempo del despertar de la conciencia que vive el país y el mundo el sistema decadente contraataca con la recolonización 2.0 o una nueva colonización mediante inteligencia artificial.

Mientras el despertar de la conciencia exige liberarnos del divisionismo, del odio, del miedo, de la mentira y la agresividad, los recolonizadores ofrecen la guerra, el pan y el circo en versión 2.0 para que la rebeldía esté callada, ocupada en Youtube.

Es tarea de todos identificar la esencia del metaverso y el alcance de la recolonización 2.0, desemascarar cómo funciona, qué reacciones genera y qué soluciones serán necesarias para defender nuestra libertad, la soberanía, la salud, la justicia y nuestra independencia.

Quiero abrir el debate nacional sobre la recolonización 2.0, compartiendo la estratagema de Gustav Levon «la tiranía ejercida inconscientemente sobre la mente de la gente es la única tiranía real porque no se puede combatir contra ella».

Pero el despertar de la conciencia en los tiempos de cambio del décimo Pachakuti no dará marcha atrás y progresivamente neutralizará las fuerzas que vulneran el principio de complementariedad, equilibrio y armonía en la convivencia entre los bolivianos, las bolivianas y con nuestra Madre Tierra.

Cinco siglos fueron suficientes para examinar la arquitectura del sistema civilizatorio del occidente que ha naturalizado la división de todos y del todo, un sistema donde la vida está sometida a las teorías y a las doctrinas, un sistema que monopoliza su conocimiento y destruye la sabiduría de los pueblos originarios, lo demuestra la historia reciente de los últimos dos años, cuando los dueños del sistema del conocimiento sostuvieron que no era necesario liberar la protección de propiedad intelectual de las vacunas y medicamentos contra el covid-19 para aumentar su producción y salvar vidas.

Al mismo tiempo restringían y manipulaban los usos de la medicina tradicional, vivimos el tiempo de inflexión de la crisis del occidente cuyos responsables han conseguido que el mundo debe más, que el mundo vale. Por esta razón están fabricando el artificial mundo 2.0 y el consentimiento de la gente para su libre y espontánea aceptación.

Al mismo tiempo se está fabricando el gran consentimiento para que los pobladores del planeta acepten la acusación que todos somos culpables de la crisis climática, de los desastres, de las pandemias, del sufrimiento, de la violencia, de la pobreza y de la muerte. En este momento de la crisis ya no se puede ocultar la verdad, que las doctrinas y los programas del sistema han funcionado bien en teoría, pero muy mal en la práctica, porque han dejado la tierra envenenada, la humanidad enferma y un sistema de tiranía 2.0 en nuestra puerta.

En nuestro país la democracia paliativa de la historia republicana tampoco ha resuelto los problemas reales de la gente, dedicándose a sustituir los viejos errores con errores nuevos.

Hasta el año 2006 el Estado republicano tenía sometida a las grandes mayorías en un estado de salud y de educación marginal, naturalizado el divisionismo, politizada la injusticia e impunes los delitos de corrupción, de violación de derechos humanos, del racismo y de la discriminación que hoy siguen vigentes en la identidad nacional y necesitan ser sanadas para volver nuevamente a ser q’umara.

Hoy percibimos claramente dos modos de comportamiento político en el país, un grupo de políticos que pretende unir al país y el otro grupo que actúa desde las instituciones cívicas y desde la clandestinidad 2.0 fabricando división y caos. Quienes defendemos la unidad, la soberanía, los recursos del país tenemos que encontrar el camino, la salida y recuperar la sabiduría capaz de detener la profundización del divisionismo.

Es la importancia estratégica considerar que en el tiempo del décimo Pachakuti el despertar de la conciencia las fuerzas divisionistas son de naturaleza débil y progresivamente están perdiendo su poder, hasta ser niveladas por las fuerzas que unifican y restituyen la unidad, la complementariedad, el equilibrio y la armonía.

Con el proceso de cambio de los pueblos originarios comienza la revolución de ideas, y es conocido también como la revolución sin el derrame de sangre, es una revolución para volver al camino del equilibrio, de la paz, es una revolución para volver a nuestro Qhapaq Ñan, a nuestro sarawi como dirían los hermanos aymaras o a nuestro tapi como dirían nuestros hermanos guaraníe, dejando de utilizar sus estrategias de dominación, sus servicios y sus ofrecimientos.

Hemos ganado porque hemos dejado de utilizar un sistema que ha naturalizado la vida clandestina de los pueblos originarios en su propia tierra.

Sun Tzu en su obra «El arte de la guerra» aporta una idea valiosa al respecto cuando dice «si conoces al divisionista y te conoces a ti mismo, no debes temer el resultado de cientos de batallas». Nos conocemos bien entre quienes dividen y quienes unifican, tanto en el contexto del divisionismo real como en el contexto del divisionismo 2.0.

Al parecer los activistas en ambas modalidades tienen prisa y desesperación en implementar sus agendas, mientras tanto Bolivia soberana y democrática, con el Gobierno nacional al mando de nuestro hermano Luis Arce Catacora logró el mayor crecimiento económico de la región, la menor tasa de inflación, un récord en exportaciones y con reducción de desempleo, reducción de la pobreza extrema y la pobreza moderada, acortando las asimetrías sociales y logrando una inclusión social nunca antes vista en el país. Por todo ello, los logros del proceso de cambio serán defendidas ante toda amenaza, está dicho.

La Madre Tierra vive su propio proceso de cambio, está renaciendo, sanándose y depurándose al igual que sus hijos, nuestra Madre Tierra hoy irradia nueva energía y nos enseña que los traidores serán traicionados, los mentirosos serán engañados y los ladrones serán robados. Si estás sembrando bien, no te preocupes de la cosecha.

Con estas palabras hermanas y hermanos, doy por inaugurada la gestión legislativa 2022 – 2023.

¡Jallalla el Estado Plurinacional de Bolivia!

¡Jallalla nuestro proceso de cambio!

¡Jallalla los pueblos del mundo!

Muchas gracias.