Gobierno denuncia: Camacho amenaza con muerte civil e incita al odio, violencia, racismo y separatismo

Agencia Boliviana de Información (ABI).- El conflicto liderado por el gobernador Fernando Camacho y el cívico Rómulo Calvo es alentado con un discurso de odio y regionalismo que se manifiesta en hechos de violencia, discriminación y racismo contra los más humildes y los pueblos indígenas como el ayoreo, denunció la ministra de la Presidencia, María Nela Prada.

También apela al miedo, con amenazas como la declaratoria de “muerte civil” a quienes piensan distinto a su línea de acción. “Pretende silenciar la voz de quienes piensan distinto, es a través de estas amenazas de decir que se declarará con muerte civil en Santa Cruz o quien no está de acuerdo es traidor a Santa Cruz”, denunció en Bolivia Tv.

Camacho y Calvo lideran un paro que empezó el sábado 22 y que hasta el momento se caracterizó por hechos de violencia y racismo. Una persona opuesta al paro fue asesinada a golpes en Puerto Quijarro, otra está en estado de coma por intentar cruzar un punto de bloqueo, mientras que una serie de ataques y enfrentamientos fueron provocados en el Plan 3000 y otras zonas, opuestas al paro.

En Concepción el subgobernador Daniel Velásquez y cívicos agredieron a ayoreos que bloqueaban en contra del paro. En un cabildo se dispuso su expulsión de persistir con su actitud “vandálica” y se los llamó una lacra. En Santa Cruz, al menos 50 personas llevaron bolsas de basura y la botaron en la humanidad de mujeres Bartolina Sisa que estaban en la puerta de su sede.

“No vamos a permitir que se humille y existan hechos de racismo y violencia contras las naciones indígenas de Santa Cruz, que son naciones preexistentes a Santa Cruz”, aseguró y recordó que ya se activó una demanda contra los responsables, entre ellos el subgobernador designado por Camacho, y cívicos.

Prada aseguró que las acciones de Camacho no tienen nada de democrático y son propias de una dictadura, porque se atribuye el derecho de declarar a quienes no comulgan con su línea de acción enemigos de Santa Cruz y amenazarlos con “muerte civil”.

En puntos de bloqueo se ha visto “mucha agresividad que es, justamente, alentada por este tipo de discurso de odio, son discursos de odio que instala el gobernador, de odio y violencia que instala ante la cruceñidad buscando este sentimiento de regionalismo, él se agarra del regionalismo cruceño”, aseguró la ministra en Bolivia Tv.

Hasta este domingo corren ocho días de paro y el sábado, en una reunión con los llamados representantes de las rotondas, Camacho decidió continuar con la extrema medida de presión que exige adelantar el censo a 2023, sin respaldo técnico. En tanto el Gobierno propuso que la fecha la defina un trabajo técnico, con participación de organismos internacionales.

Prada denunció que se detectó agresiones contra mujeres, vulneración de derechos de niños que son utilizados en puntos de bloqueo para pedir dinero a quienes intentan pasar por el lugar, y el hambre que pasan muchas familias, sobre todo indígenas.

“El gobernador nunca lo mostrará ni lo hablará, porque él quiere pintar como que todo es maravilloso en el paro. Por su puesto, en su barrio residencial todo será maravilloso, porque nadie está pasando hambre ahí”, cuestionó.

Camacho advierte que no se permitirá censo 2024 y amenaza con “muerte civil” al que ceda

ABI.- El gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, advirtió públicamente que debe mantenerse la demanda de censo 2023, porque el que cede y “se venda, tiene muerte civil”.

Censo 2024 “no lo podemos permitir, porque nosotros tenemos que tener un mandato claro y en ese sentido doctor (Cuéllar) -como lo hemos venido diciendo- vamos a hacer siempre lo que la institucionalidad quiera aquí, el que se venda tiene muerte civil, y lo sabemos, no puede haber ningún vendido”, advirtió Camacho.

La advertencia pública fue hecha en el marco de la reunión con los llamados jefes de rotonda de bloqueo, donde se determinó la noche del sábado continuar con el paro y rechazar la propuesta hecha en el “Encuentro Plurinacional por el Censo con Consenso” de dejar a una comisión técnica la definición de la fecha del empadronamiento, ya sea en 2023 o 2024.

El rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Vicente Cuéllar, Camacho y el cívico Rómulo Calvo lideran el llamado Comité Interinstitucional. Desde el sábado 22 lideran un paro resistido por diferentes sectores sociales.

Afines a Camacho tratan de impedir con violencia marchas que piden renuncia de Camacho y cese del paro

(ABI).- Como ocurrió con la marcha de Guarayos, gente afín al gobernador Fernando Camacho interceptó con violencia la marcha que pasaba por San Carlos con destino a Santa Cruz, lo que desató enfrentamientos que se prolongaron por varias horas en medio de agresiones y la detonación de petardos.

Cientos de personas partieron el sábado de Yapacaní con rumbo a Santa Cruz con la consigna de exigir la renuncia de Camacho y cese del paro cívico. Grupos de cívicos los esperaban al ingreso a San Carlos.

“Pensábamos pasar sin molestar, pero se ha hecho un enfrentamiento muy peligroso, estamos todavía en eso, creo que ya pasó una hora y seguimos”, denunció uno de los marchistas, visiblemente preocupado por la situación de violencia.

No se conoce la cantidad de heridos. El entrevistado solo pudo reportar un herido de gravedad y su traslado a un centro de salud.»Seguramente le han maltratado mucho, estamos muy preocupados”, expresó.

Similar violencia se reportó contra la marcha de interculturales de la Regional Guarayos, que también se dirige a Santa Cruz. Fueron emboscados y atacados en el municipio de Pailón por afines a Camacho con el saldo de varios heridos, entre ellos seis de gravedad.

“Han hurgado el hormiguero, nosotros mismo vamos a entregar en sus manos la renuncia del gobernador, pedimos a los bolivianos que nos ayuden porque está destrozando la economía, son las mismas personas que en 2019 (protagonizaron la crisis y golpe de Estado) y si es necesario vamos dar la vida por el proceso de cambio, estamos más fuertes”, afirmó el ejecutivo de los Interculturales de la Regional Guarayos, Santo Humana, en un contacto con el sistema de RPOs.

En ambos casos, los marchistas coincidieron en anunciar que se reagruparán y continuarán con la marcha hacia la ciudad capital en demanda de la renuncia de Camacho, quien lidera un paro que está marcado por la violencia, la discriminación y el racismo.

Camacho, el cívico Rómulo Calvo y el rector de la Universidad Gabriel René Moreno (UAGRM), Vicente Cuéllar, mantienen el paro indefinido a pesar de las alternativas de solución planteadas por el Gobierno y respaldadas en el “Encuentro Plurinacional por el Censo con Consenso”. Se propuso que un trabajo técnico defina la fecha del censo, independientemente si es en 2023 o 2024.

El paro cívico, que va en su noveno día, ha generado pérdidas económicas en diferentes sectores del departamento, particularmente, a las familias que viven del día a día.

Varias marchas pacíficas exigen que se levante el paro y que renuncie Camacho

Diversos sectores de la población cruceña cuestionan la postura radical de Camacho y los cívicos en torno al Censo.

AHORA EL PUEBLO.- Transportistas y gremiales de Santa Cruz saldrán a las calles hoy en marcha con banderas blancas en rechazo al paro cívico. En tanto, una caminata de organizaciones sociales, campesinos e interculturales de varios municipios avanza hacia la capital, con el mismo objetivo, además de pedir la renuncia del gobernador Camacho.

Diversos sectores de la población cruceña cuestionan la postura radical de Camacho y los cívicos en torno al Censo. Las élites mantienen un paro que tiene paralizada la economía y genera confrontación entre cruceños.

Ante esa situación, el Gobierno resguardará la manifestación que se moviliza desde los cuatro puntos cardinales: la zona Sur, desde la refinería de Palmasola; el mercado Guapurú, en el Plan Tres Mil; El Bateón, zona Pampa de la Isla; y la zona norte (Satélite), indicó el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño.

“(La marcha) va a pedir paz, tranquilidad y que se levante el bloqueo que impide a las familias llevar el pan a sus hogares (…) El pueblo se va a manifestar y va a pedir un alto a los abusos de Camacho y Calvo”, afirmó en conferencia de prensa.

Aldo López, dirigente de los gremiales de Santa Cruz, indicó que el sector se declaró en emergencia y determinó salir a las calles en una gran movilización y cacerolazo para mostrar “el hambre del pueblo”, ya que muchas familias se quedaron sin ingresos económicos para su sustento diario.

“Como sector gremial, ya cansados del gobernador, de las autoridades cívicas, que perjudican a la clase trabajadora, pedimos la renuncia inmediata de Luis Fernando Camacho”, afirmó.

López pidió a las autoridades dar solución al conflicto por el Censo, de lo contrario se manifestarán todos los días en las calles.

El dirigente del sector del transporte Édgar Fernández señaló que se suman a la convocatoria de los gremiales, ya que son los más afectados por la situación.

“Queremos pedirles a las autoridades que hagan respetar nuestros derechos constitucionales. Estos señores (Camacho y cívicos) están bloqueando nuestro derecho al trabajo y la viabilidad pública”, afirmó.

Enfrentamientos

Más 700 personas de los municipios del norte cruceño también marchan rumbo a la ciudad de Santa Cruz en rechazo al paro, sin embargo fueron agredidos por grupos afines a los cívicos, que buscan impedir que avancen. Ayer en San Carlos y Pailón se reportaron enfrentamientos.

Teodoro Toco, vocero de los marchistas de Yapacaní, indicó que participan en la marcha representantes de los valles cruceños y la cordillera, desde Samaipata, El Torno, Buena Vista, San Julián, Pailón, hasta Comarapa.

“Nuestra movilización se suma al cerco a Santa Cruz porque no estamos de acuerdo con el paro cívico. Mañana (lunes) seguiremos avanzando hasta La Guardia para concentrarnos y luego ingresar a la ciudad el miércoles”, agregó.

Bolivia. Racismo, discriminación y violencia marcan el paro cívico de Camacho y Calvo

Por Nicolás Fernández, Resumen Latinoamericano.- El racismo, la discriminación y la violencia recrudecieron en Santa Cruz, en lo que va del paro cívico convocado por el gobernador Fernando Camacho y el cívico Rómulo Calvo, actores también de la crisis de 2019. Uno de los últimos hechos se dio en Concepción, donde gente vinculada a los cívicos agredió a indígenas ayoreos y los amenazó con su expulsión del municipio.

Miembros de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), brazo operativo y paraestatal del Comité pro Santa Cruz, atacan y generan enfrentamientos con sectores sociales que se oponen al paro cívico, como lo que ocurrió en el Plan 3.000, bastión de gente opuesta a las acciones de los cívicos.

La noche del viernes, al menos 50 personas relacionadas con los cívicos y Camacho se trasladaron hasta la sede sindical de las Mujeres Bartolina Sisa y arrojaron con bolsas de basura a las mujeres que se encontraban descansando en la puerta de la vivienda.

El mismo 22, inicio del paro, fue asesinado a golpes en Puerto Quijarro una persona que rechazaba el paro. No solo eso, también los grupos violentes le exigen al alcalde Luis Chamby renunciar a su cargo.

En la capital cruceña otra persona quedó en estado de coma, como consecuencia de la golpiza que le propinaron cuando intentaba cruzar un punto de bloqueo con rumbo a su casa.

Se trata de una violencia organizada, similar a la que los grupos de poder cruceños ejecutaron en el “golpe prefectural” del 2008, que terminó con la expulsión del embajador de EEUU en La Paz Philip Goldberg y un revocatorio que ganó el entonces presidente Evo Morales, y el golpe de noviembre de 2019, con el saldo de muertos, heridos, secuestros, torturas y la quema de casas de quienes consideraban sus enemigos y “masistas”, sobre todo, dirigentes sociales, ministros y legisladores.

En redes sociales se puede observar un video en el que se ve al subgobernador Daniel Velásquez –designado por Camacho- pasearse amenazante por las calles bloqueadas y con un látigo con puntas de clavos, en un intento por levantar la protesta de indígenas en rechazo al paro cívico. En un cabildo, los citadinos decidieron la expulsión de la población ayorea de persistir en lo que consideran actos vandálicos, bloqueo contra el paro.

Las organizaciones populares y de naciones originarias como los ayoreos y guarayo se vieron obligadas a adoptar medidas de protección frente a los ataques de los “unionistas”, como el de anoche cuando interrumpieron la paz en el Plan 3000, en donde Camacho pretendía instalar un “cabildo”, por demás provocador.

A pesar de que el Encuentro Plurinacional determino por amplia mayoría, con aprobación de los gobernadores, alcaldes municipales, rectores de universidades públicas y autonomías indígenas originarias campesinas, someter a un estudio técnico la fecha de la realización del Censo Nacional, Población y Vivienda, y su inmediata aplicación a la redistribución de recursos económico en el mismo año, los cívicos intentan por la fuerza imponer al resto del país su posición de “Censo 2023, si o si”.

La economía de Santa Cruz está siendo severamente golpeada por el paro indefinido, aunque el mayor peso está sobre las familias más humiles que viven del día a día.

Bolivia. Racismo, discriminación y violencia marcan el paro cívico de Camacho y Calvo