El vómito de mentira, odio, racismo y falsa moral religiosa de los cómplices del Golpe

Plurinacional Noticias/ La Paz.- Los cómplices del golpe de Estado perpetrado en noviembre del 2019 -que interrumpió el mandato constitucional del presidente Evo Morales y que impusieron un régimen de facto a la cabeza de la senadora derechista Jeanine Añez, cuyo partido no tenía más del 4% de la votación nacional- reaccionaron indignados luego de conocerse la sentencia de 10 años de prisión para la autopoclamada y responsable de masacres y de un centenar de casos de corrupción.

El golpe de Estado de noviembre del 2019, fue impulsado por la OEA de Almagro y varias misiones diplomáticas con sede en Bolivia, entre ellas la Unión Europea, la Argentina del neoliberal y derechista Mauricio Macri, Ecuador del traidor Moreno, Brasil del fascista y demente Bolsonaro y EEUU con sus agencias financiadoras como USAID y NED, que tiene estrechos contactos con medios de comunicación, partidos opositores y grupaciones «civiles».

También fueron parte del golpe de Estado los medios de comunicación opositores fanáticos, entre ellos diarios, estaciones de radio y canales de televisión cuyos propietarios se hicieron millonarios durante gobiernos neoliberales y derechistas. 

Obispos católicos enemigos declarados del Papa Francisco y militantes ultraconservadores y moralistas, junto a pastores evangélicos que se oponen a la investigación de sus fortunas amasadas con los diezmos de sus fieles inocentes. Ellos fueron parte de la interrupción democrática y cómplices, son su silencio, de las masacres del régimen de Añez.

Militares y policías traidores, se sumaron al golpe de estado y amasaron millones de dólares. Hoy prófugos y clandestinos en países con gobiernos derechistas y afines al imperio norteamericano.

La OEA inventó un fraude electoral y sus operadores fueron políticos locales ,eternamente perdedores en elecciones pero con gran cobertura de prensa de los medios opositores, como Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho, Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina y otros.

Diarios, abierta y militantemente odiadores de Evo y del MAS, como Página Siete, El Deber, Los Tiempos y sus satélites en otros departamentos; radios como Panamericana, Fides, Erbol, Compañera y otras; canales de televisión como UNITEL, Red Uno, PAT, TVU, etc., también son corresponsables del golpe de Estado.

Para justificar el golpe de estado, los golpistas, políticos y su prensa, acusaron de fraude electoral al triunfo de Evo, con 47% en las urnas pero jamás pudieron demostrar ese delito en ninguna instancia nacional o internacional. En esa ocasión, Mesa logró 36%.

La prueba de que no hubo fraude en las elecciones del 2019, es que en las elecciones organizadas por el régimen golpista, con sus jueces electorales (Salvador Romero, amigo íntimo del golpista Mesa y nombrado por Añez), en octubre del 2020, el MAS volvió a ganar con Luis Arce y David Choquehuanca, logrando el 55% de la votación total y nacional. El golpista y difamador serial, Carlos Mesa, 28%.

Si el 2019, Evo hubiese ganado con fraude, en las elecciones del 2020, el MAS, no habría ganado. El MAS no solo volvió a ganar el 2020 y en plena dictadura de Añez, sino que ganó con 55% de los votos, es decir 8% más que Evo el 2019 y 27% más de votos que el mentiroso Mesa.

Pese a ello, los golpistas y su prensa, siguen hablando del supuesto «fraude de Evo». 

Los golpistas bolivianos y sus medios, ni siquiera toman en cuenta los informes internacionales de expertos independientes que indican que la OEA mintió sobre el fraude de Evo ya que nunca lo pudo demostrar técnica y estadísticamente.

La noche del viernes 10 de junio, Añez fue condenada por la autoproclamación aunque el gobierno del MAS pidió 15 años.

Lo escandaloso es que sin que se haya leido la parte resolutiva de a sentencia, el diario ultraopositor Página Siete, en su edición digital, publicó la noticia que Añez había sido condenada a 15 años. Tras semejante mentira y violación a la ética periodística, ese diario de una familia enriquecida con gobiernos neoliberales (libro de Rafael Archondo sobre los Garfulic), tuvo que eliminar su fake news.

La exdictadora Añez, que es blindada, mimada y protegida por el 99% de la prensa boliviana, fanática opositora, debe enfrentar aún varios juicios por las masacres de Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto), más de 500 heridos, miles de encarcelados sin juicios, 1.500 torturados, periodistas perseguidos por cuestionar a la dictadura de entonces y un centenar de corrupción y negociados en plena pandemia del Covid-19.

El régimen de Añez no sólo fue ilegal y represor, fue corrupto. Varios de sus ministros fueron ladrones de las arcas del Estado, uno de ellos, Arturo Murillo, fue detenido en EEUU tras fugar a ese país. Está encarcelado no por las masacres que dirigió como ministro de Gobierno de facto, sino por querer lavar miles de dólares robados al Estado boliviano cuando compró con sobreprecio gases y municiones para reprimir a los ciudadanos que resistían al régimen de facto.

Políticos, obispos, pastores evangélicos, periodistas, analistas y organizaciones extranjeras hablan de dictadura del MAS y de su «control de la justicia» para tapar al régimen asesino y ladrón que se apoderó del gobierno en Bolivia, durante 11 meses, sin un voto en las urnas.

En estas horas, abundan las lenguas impunes gracias al anonimato y porque en Bolivia hay absoluta libertad de expresión para decir cualquier cosa. Los opositores, golpistas y pititas, como son conocidos, carecen de argumentos jurídicos, técnicos, matemáticos; distorsionan la historia, pero sobre todo, tienen abudante odio, racismo, mentira y falsa moral religiosa.

A CONTINUACION, LEAN LA REACCION DE LOS COMPLICES DEL GOLPE Y SU PRENSA:

EL DEBER/ SANTA CRUZ.- Las reacciones a la sentencia condenatoria de la expresidenta Jeanine Áñez comienzan a verse en redes sociales desde donde organizaciones y políticos opositores al gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) manifestaron su rechazo a la condena de 10 años que recibió la exautoridad y apuntan también al sistema judicial, que tildan de parcializado.

Organizaciones

César Muñoz, de Human Rights Watch, escribió en Twitter diversos mensajes acerca de la sentencia de Áñez. En el primero expresa su inquietud: “Bolivia: Nos preocupa la forma en la que han sido llevados a cabo los procesos penales contra la expresidenta Jeanine Áñez”

En posteriores tuits lamentó que exista injerencia política en el sistema judicial boliviano y  recordó: “Toda investigación penal debe hacerse de conformidad con el debido proceso, incluida la presunción de inocencia y llevarse a cabo de acuerdo con los estándares que establece el derecho internacional”.

Desde Unidad Nacional (UN) emitieron un comunicado en el que ven el accionar de “jueces manipulados por el poder contra la expresidenta Jeanine Áñez”, califican el día como “nefasto para la democracia boliviana” y arremeten contra el sistema judicial: “No puede haber nada tan degradante para la democracia, para la justicia y para la moral ciudadana que, quienes están llamados a imponer la ley, sean los que la rompen por conveniencia política y por corrupción”.

Además de denunciar que ha habido abusos y actuaciones contrarias a la Constitución durante el proceso en contra de Áñez, UN expresa su solidaridad con ella.

El Comité pro Santa Cruz califica esta situación como la consumación de “un atropello más de la justicia corrupta”. En un comunicado ente cívico señala que este “vergonzoso fallo solo pone en evidencia la falta de independencia de los poderes del estado”.

En el documento recuerdan el denunciado fraude de las elecciones nacionales de 2019, que terminó con la renuncia de autoridades, como la del expresidente Evo Morales, que terminó yéndose a México en un avión que le enviaron desde ese país.

“Denunciamos ante la comunidad internacional y ante organismos mundiales de justicia  y de derechos humanos, la ignominia, el abuso, el atropello, la persecución política, la violación a las leyes, a la Constitución Política del Estado y a los tratados internacionales, del Gobierno del MAS y la justicia boliviana, con esta condena contra una (ex)presidente inocente”, expresa el Comité Cívico.

Expresidentes

El expresidente Carlos Mesa, de su lado, tuiteó: “El masismo acaba de cometer uno de los crímenes políticos más infames de la historia boliviana, al usar al sistema de justicia servil para condenar sin ninguna prueba ni delitos a una expresidenta constitucional. El retroceso de la democracia y del estado de derecho es vergonzoso”.

“Sentencia infame. A @JeanineAnez le niegan juicio de responsabilidades, le violan principio de legalidad, la procesan dopada y la condenan por «inconstitucional», cuando fue avalada por @TCP_bolivia  y Congreso Masistas y reconocida por comunidad internacional. @UNIndepJudges”, manifestó Jorge Quiroga en un tuit en el que etiqueta al Relator Especial de la ONU sobre la Independencia de Magistrados y Abogados, Diego García-Sayán.

Más reacciones

“La justicia actuó como brazo operativo del MAS. Organizó un proceso ficticio para desconocer la lucha legítima de todo un pueblo en contra del fraude electoral de Evo Morales. Los 21 días no fueron un golpe de Estado, fue el despertar de los ciudadanos para salvar la democracia. El abuso de la justicia masista al condenar a la expresidenta Jeanine Áñez no cambiará en nada esa verdad ”, señaló en sus redes sociales el gobernador cruceño Luis Fernando Camacho.

Por su parte, Samuel Doria Medina publicó: “La sentencia contra Jeanine no mancha a quien la recibió, sino a quienes la impusieron en contra de la ley. Un día restauraremos el Estado de Derecho en Bolivia y este caso se estudiará como un ejemplo de todo lo que estaba mal en Bolivia en 2022”

Vladimir Peña, exsecretario de la Gobernación cruceña y exmiembro de Demócratas, partido de Jeanine Áñez, también usó sus redes sociales para referirse al fallo en contra de la exautoridad.

“Una sentencia injusta que desacredita aún más al sistema judicial y al Gobierno”, publicó como parte de un texto más extenso en el que remarca que no existió ningún golpe de Estado. “Una sentencia injusta jamás será sinónimo de justicia, simplemente complace a quienes usan su poder político con afán de venganza”. Más adelante, deseó ánimo y fuerza a la expresidenta.

El diputado por Comunidad Ciudadana Jairo Guiteras, en un escueto trino, publicó: “Jeanine Añez, la primera en pagar con su libertad el odio de @evoespueblo (Evo Morales). Este régimen es abusivo, atropellador e injusto”.

Autoridades oficialistas

Los oficialistas también expresaron su posición con respecto a la condena de Áñez.

Hoy se hizo historia. La señora Jeanine Añez fue sentenciada a 10 años en el caso Golpe II por la autoproclamación y la vulneración de las normas de sucesión constitucional en nuestro país el año 2019 en el Golpe de Estado”, escribió en sus redes sociales Eduardo Del Castillo, ministro de Gobierno.

Desde la cuenta oficial del Ministerio de Salud, se puede leer una frase atribuida a Jeyson Auza, titular de esa cartera de Estado: “La justicia dio su veredicto, 10 años de cárcel por haber usurpado funciones violando la ley al asumir un cargo que no le competía, de senadora a presidenta del Senado para luego autoproclamarse presidente del Estado, de ahí el luto y dolor de nuestros hermanos que aún claman justicia”.