Murillo armó su Clan Mafioso con compañeros de partido, amigos y familiares

DIARIO OPINION.- El denominado caso «gases lacrimógenos» destapó una red de familiares y amigos cochabambinos de la infancia del exministro de Gobierno Arturo Murillo, como implicados en la compra irregular de armamento no letal al inicio de la gestión de la experimenta Jeanine Áñez, entre 2019 y 2020.

Se trata de Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal exjefe de gabinete de Murillo, Luis Berkman Littman y su hijo Bryan Samuel Berkman, Philip Lichtenfeld y su excuñado Daniel Aliss Paredes. Todos ellos fueron implicados en el caso mencionado, sobre el cual el FBI abrió una investigación en Estados Unidos y arrestó a los primeros cuatro por cargos como lavado de dinero, entre otros. El quinto fue aprehendido en Cochabamba este miércoles cuando trataba de retirar dinero de una caja de seguridad bancaria a nombre de Murillo.

Las estrechas relaciones del exministro se evidencian en numerosas fotografías compartidas en redes sociales, en las cuentas personales de Facebook de las personas mencionadas, en las cuales se los muestra abrazados o compartiendo comidas, entre otros pasatiempos, incluso con otros exministros de la gestión transitoria y con la misma exmandataria Jeanine Áñez.

AMIGOS DE LA INFANCIA

Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal es amigo de infancia de Arturo Murillo. La relación, que data de hace varios años atrás también se evidencia en sus redes sociales -aunque algunas fotografías ya no son visibles o hayan sido eliminadas-.

Méndez, uno de los rostros más cercanos a Murillo durante su gestión como ministro al ser nombrado jefe de gabinete, es uno de sus amigos de infancia. Conocido en el medio cochabambino por su labor como abogado y por haber formado parte de una empresa de bienes inmuebles en Santa Cruz, buscó expandir sus servicio de asesoría en derecho hasta EEUU, según informó El Deber.

Otro amigo de la infancia de Murillo y Méndez es Luis Berkman Littman, que tiene antecedentes penales por haber huido en 2002 al verse implicado e investigado por trafico ilegal de armas hacia Paraguay. Aunque fue detenido preventivamente en Palmasola en 2001, obtuvo medidas sustitutivas después, luego le concedieron la devolución de fianza y desarraigo, y el caso nunca más fue retomado.

Berkman Littman y su hijo Bryan Samuel Berkman toman un papel protagónico dentro del caso gases lacrimógenos por ser propietarios de la empresa Bravo Tactical Solutions LCL que fue la intermediaria para la compra del equipo antimotín. 

Samuel Berkman es el nombre que figura en el contrato para haber concretado dicho negocio, una compra del armamento no letal por más de cinco millones de dólares. 

Philip Lichtenfeld es un empresario con larga trayectoria desarrollada en Argentina. Aunque el vecino país figura como uno de sus lugares de residencia en su cuenta personal de Facebook, tiene nacionalidad estadounidense, además de la boliviana. 

En Argentina, fue procesado por corrupción llegando a la detención preventiva, lo que fue mencionado en el informe fiscal de EEUU.

FAMILIA

Daniel Aliss Paredes, excuñado de Murillo, fue esposo de Magda Mirella Murillo Prijic. Fue arrestado la mañana de este miércoles en Cochabamba, cuando intentó retirar dinero de una caja de seguridad bancaria a nombre del exministro.

Aunque aun figura como trabajador de Boliviana de Aviación (BoA), esta empresa publicó un comunicado oficial al final de la jornada de este miércoles, indicando que el mismo no tiene ningún vínculo laboral con la misma, habiendo cesado sus funciones como tripulante de comando el 16 de abril de este año.

CASO GASES LACRIMÓGENOS

El exministro de Gobierno Arturo Murillo está detenido en EEUU junto a otras cuatro personas por lavado de dinero y sobornos en la compra de gases lacrimógenos y otros equipos antidisturbios para la Policía durante la gestión de Jeanine Áñez, en 2020.

La Oficina de Asuntos Públicos del Departamento de Justicia de EEUU, a través de una nota de prensa, informó que dos fiscales están al frente del caso y la confiscación de los activos de las cinco personas capturadas por el FBI.

El cargo que enfrentan es el de conspiración para cometer el delito de lavado de dinero y, de ser encontrados culpables, enfrentan una pena máxima de 20 años de prisión.

Murillo y Rodrigo Méndez, de nacionalidad boliviana, y los tres ciudadanos estadounidenses, Luis Berkman, Bryan Berkman y Philip Lichtenfeld, fueron arrestados entre el 21 y 22 de mayo en Florida y Georgia porque “participaron en el plan de soborno entre aproximadamente noviembre de 2019 y abril de 2020”.

Bolivia pagó $us 5.7 millones (Bs 39.5 millones) por la compra de gases lacrimógenos, pero a la empresa brasileña Cóndor se pagó $us 3.3 millones (Bs 23 millones) para su adquisición, por lo que se presume un daño económico al Estado de $us 2.3 millones (Bs 16 millones).

Los documentos judiciales de EEUU dan cuenta que ambos funcionarios de Gobierno y un tercero, que aún no fue identificado, recibieron $us 602.000 (más de Bs 4 millones) en sobornos para que se concrete el contrato por aproximadamente $us 5.6 millones (más de Bs 38 millones) para la adquisición de gas lacrimógeno y otros equipos no letales.

Ayer, Bryan Berkman pagó 500 mil dólares de fianza y Luis Berkman canceló 350 mil dólares, mientras que Sergio Méndez y Philip Lichtenfeld recibieron la detención preventiva. Las viviendas de Murillo y Méndez fueron allanadas por la Fiscalía dentro del marco de las investigaciones.

https://www.opinion.com.bo/articulo/cochabamba/amigos-familiares-cochabambinos-forman-parte-clan-murillo/20210528002620821271.html