FBI revela: Jefe de gabinete de Arturo Murillo, Rodrigo Méndez, recibió soborno de $us 582.000

OXIGENO / LA PAZ / 25/05/2021.- En las últimas horas salió a la luz pública un documento del FBI estadounidense que dan nuevos detalles de la compra con sobreprecios de gases lacrimógenos y armamento no letal por parte del Ministerio de Gobierno y Defensa durante el Gobierno de la expresidenta Jeanine Añez, entre noviembre del 2019 y octubre del 2020.

El documento da detalles de un soborno de al menos 582 mil dólares a favor de Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal, ex jefe de gabinete del entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo. El exfuncionario ya se encuentra detenido en Estados Unidos acusado por los delitos de soborno y lavado de dinero.

La investigación del FBI, en concreto, señala que tres personas, Bryan Samuel Berkman , Luis Berkman y Philip Lichtenfeld, sobornaron a Méndez y a un  exfuncionario del Ministerio de Defensa, aún no identificado, para garantizar que el Gobierno de Jeanine Añez compre gases lacrimógenos y armamento no letal a una empresa brasileña a través de una empresa intermediaria, identificada como Intermediary Company.

La empresa intermediaria, ubicada en Estados Unidos, tuvo ganancias de más de 2 millones de dólares en todo el proceso (dinero que sirvió también para pagar los sobornos a los exfuncionarios bolivianos).

“Desde al menos alrededor de noviembre de 2019 hasta al menos alrededor de abril de 2020, SERGIO RODRIGO MENDEZ MENDIZABAL , Co-Conspirador 1, Co-Conspirador 2, y otros utilizaron sus cargos oficiales para ayudar a la empresa intermediaria a obtener del gobierno contratos para el suministro de armamento no letal y equipo táctico al Ministerio de Defensa y recibir pago del Ministerio de Defensa de Bolivia (sic)”, señala el documento traducido al español.

“El 19 de diciembre de 2019 o alrededor de esa fecha, la Compañía intermediaria celebró un contrato con el Ministerio de Defensa de Bolivia para suministrar gas lacrimógeno y otros equipos no letales a por aproximadamente $us 5,649,137 (el «Contrato de gas lacrimógeno»). BRYAN SAMUEL BERKMAN firmó el contrato de gas lacrimógeno en nombre de la empresa intermediaria.Una orden de compra con fecha del 17 de diciembre de 2019 muestra que la empresa intermediaria compró el equipo requerido bajo el Contrato de Gas lacrimógeno de la Compañía de Brasil para aproximadamente $us 3,357,735, lo que dejó a Intermediary Company con aproximadamente $us 2,291,402 (sic)”, añade el texto.

La investigación del FBI, asimismo, señala que los depósitos de pago de parte del Gobierno boliviano, en específico del Ministerio de Defensa, fueron realizados a través del Banco Central de Bolivia a una de las dos cuentas que la empresa intermediaria tiene en US Bank.

La denuncia sobre la compra con sobreprecio de gases lacrimógenos por parte de los Ministerio de Gobierno y Defensa, durante la gestión de Añez, salió a la luz en junio de 2020. En esa oportunidad, los entonces ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernando López, negaron las irregularidades.

Incluso López mostró “documentos confidenciales” para desmentir tales denuncias y Murillo lanzó amenazas contra el periodista que sacó a la luz tales hechos.

Además, cabe recordar que en enero del 2021 el actual ministro de Gobierno, Carlos Eduardo del Castillo, denunció que tras realizar diversas auditorías se evidenció un sobreprecio de más de Bs 7 millones en la compra de gases lacrimógenos, adquisición de equipos de seguridad así como hechos de corrupción en la contratación de empresas proveedoras de insumos para la Policía durante las gestiones de los exministros Arturo Murillo y Fernando López.

El Ministro informó en esa oportunidad que en el caso de la compra de proyectiles de gases lacrimógenos la firma del contrato fue entre el Ministerio de Defensa y la empresa Bravo Tactical Solutions mediante su representante, Bryan Samuel Berkman. El Ministerio de Defensa se hizo cargo del transporte, traslado, almacenamiento, etc. pese a que eso encarecía los costos y favorecía a la empresa.

En anteriores gestiones, la compra de un proyectil de largo alcance CAL37/38 MMCS se efectuó a un costo unitario de Bs 189. Sin embargo, durante las gestiones de Murillo y López, ese mismo artículo fue adquirido a Bs 270, es decir que se detectó un sobreprecio por proyectil de Bs 81.

Algo similar ocurrió con la adquisición de proyectiles de corto alcance donde también se encontró sobreprecio.

Las auditorías detectaron direccionamiento en las contrataciones a la empresa Bravo Tactical Solutions y un sobreprecio total de Bs 7.150.000, según informó Del Castillo en esa oportunidad.

AQUI EL DOCUMENTO DE LA INVESTIGACION:

Complaint 21-Mj-6320-AOV.signed and Certified_flat BRYAN[2]-C (1) by Césarbd Sánchez Carranza

 

LA VERSION DE LA AGENCIA AP DE EEUU:

Boliviano cobraba sobornos en venta de gases lacrimógenos