Eurodiputado: «Tras convertir en heroína a Añez, ¿van a reivindicar a Pinochet y Videla?

EL SIETE A LAS SEIS – BOLIVIA TV / Estrasburgo, Francia.- «Ahora vienen ustedes a plantear a (Jeanine) Áñez como una heroína a la que hay que poner en un pedestal, están cruzando todos los límites y dejando la imagen de este Parlamento por los suelos», declaró esta mañana el eurodiputado de Izquierda Unida, Manu Pineda en la sesión del Parlamento Europeo que consideró el tema de Bolivia.

«¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Van a ustedes a reivindicar a Pinochet y a Videla? Aquí no se trata de izquierda o derecha, se trata de, como en otros sitios, de democracia o fascismo», agregó Pineda, quien remató su intervención con un «¡jallalla Bolivia!».

Fuerzas de la derecha europea consiguieron incluir en la agenda del Parlamento Europeo el tratamiento de la detención de la expresidenta de facto Jeanine Áñez, y las supuestas vulneraciones a los derechos humanos de implicados en el caso golpe de Estado.

Ante el pleno, Pinedo hizo un recuento del contexto del golpe de Estado, y denunció la violencia del régimen de Áñez:

El 20 de octubre del 2019 se celebraron elecciones presidenciales en Bolivia, unas elecciones en las que fue reelegido de forma impecable el presidente Evo Morales.

Unos informes de la OEA que posteriormente se demostraron falsos, pusieron la munición para que sectores de la ultraderecha iniciasen una serie de acciones violentas que fueron seguidas por el levantamiento del Ejército y de la Policía contra el gobierno del legítimo presidente Morales, y contra el orden constitucional.

El presidente Morales se vio obligado a exiliarse en México, donde se le otorgó el estatus de asilado político, y ese mismo día la señora Áñez, senadora de un partido minoritario de extrema derecha, se autoproclamó presidenta de Bolivia, con el apoyo de los militares.

Las semanas posteriores al violento golpe de Estado y la autoproclamación de la señora Áñez se caracterizaron por persecuciones violentas, secuestros, palizas, incendios de viviendas de miembros del MAS, de campesinos, de indígenas y defensores de derechos humanos, muchos de ellos asesinados por militares, policías o bandas fascistas que actuaban con la impunidad que le daba el decreto promulgado por la señora Áñez, en el que se eliminaba cualquier tipo de responsabilidad penal de la Policía o militares por el trato a los manifestantes. Aquí quiero enviar mi cariño y mi solidaridad a los familiares de las víctimas de Senkata y Sacaba, ¡honor y gloria!