Baleado en Senkata: «Así como fueron valientes en 2019, ahora Murillo y Áñez tienen que hacerse cargo»

ABI.- «Así como fueron valientes en 2019, ahora Arturo Murillo y Jeanine Áñez tienen que hacerse cargo de lo que hicieron», dijo Óscar Saavedra Chumacero, un vecino de Senkata, ciudad de El Alto, que fue baleado durante el golpe de Estado y ahora se queja del dolor intenso y de la cojera que le dejó el proyectil que le perforó la pierna derecha en esos aciagos días.

Saavedra fue entrevistado este martes en el programa Somos Democracia, difundido por Bolivia Tv, a través de una alianza de los medios estatales: radio Patria Nueva, periódico Bolivia, Agencia Boliviana de Información (ABI) y las Radios de los Pueblos Originarios (RPO); así como radio Kawsachum Coca, TV Off y Tele Estrella de El Alto.

El vecino contó que el 19 de noviembre de 2019, al retornar de la casa de su suegra, se dirigió a su domicilio, en el Distrito 8 de Senkata, y en su trayecto pasó por una avenida asfaltada. Justo en ese momento, los policías y militares dispararon contra la multitud. Una de las balas le llegó a su pierna derecha. El proyectil tuvo una trayectoria de ingreso y salida de la pierna.

Tras caer debido a la herida, Saavedra dijo que sufrió un intenso dolor y fue auxiliado por los vecinos, quienes lo llevaron al centro de salud de la avenida Panorámica. Sin embargo, el personal médico no quiso atenderlo y hasta lo acusó de terrorista.

Por ello, tuvo que ser trasladado hasta el Hospital Corea, donde recibió el tratamiento médico de emergencia.

Rodrigo Calisaya, herido en la masacre de Senkata: “Todos los que hicieron este daño tienen que pagar”

Rodrigo Calisaya sobrevivió a la denominada masacre de Senkata en 2019, durante el régimen de Jeanine Áñez. Después de ser herido en el conflicto a sus 19 años, tuvo que evitar la atención médica oportuna por temor a ser confundido y perder su libertad. Hoy, pide justicia y dar con todos los responsables de los hechos.

El 19 de noviembre de 2019, la zona de Senkata en El Alto se convirtió en un escenario de tensión. Ese día, 10 civiles perdieron la vida y 31 quedaron heridos a causa de un operativo conjunto entre policías y militares que ejecutaron una represión contra personas que protestaban y transeúntes que solo pasaban por el lugar.

El Decreto Supremo 4078 del 14 de noviembre de 2019 permitió la participación de las FFAA en apoyo a la Policía Boliviana ante protestas que cuestionaban el régimen de Áñez. La norma establecía que los militares que participen en operativos estarán exentos de responsabilidad penal pese al uso de armas de guerra.

“Después de que me hirieron, no pude ir al hospital. Fui una semana después, porque tenía miedo. Nos decían que herido que no era tan grave se lo llevaban. Por ese motivo, no fui. Una semana estaba botado en mi cama y fui porque ya no soportaba los dolores”, dijo en entrevista en el programa Somos Democracia, una alianza de medios estatales.

Rodrigo Calisaya es vecino de Senkata y en la jornada de los hechos fue hasta el lugar del conflicto por temor a que uno de sus familiares esté entre los muertos por disparos de bala que alarmaban a la zona. Recibió dos impactos de balín en su rodilla y en su muslo que provocaron heridas profundas sin ser parte de los conflictos.

Hoy, lamenta que a consecuencia de las heridas provocadas por los balines haya destinado ahorros familiares para su curación y generado deudas económicas, pero todo el dinero destinado no fue suficiente. Su rodilla quedó dañada de por vida.

“Que se haga justicia. Todos los que hicieron este daño tienen que pagar. No voy a ser un joven normal. Ya no puedo hacer las cosas que me gustaban”, reclama.

AQB / Agencia Boliviana de Información
ABI. Derechos Reservados. 1996 – 2021

Saavedra no dudó en exigir justicia para los heridos y fallecidos en la masacre de Senkata y responsabilizó de esos hechos a Jeanine Áñez y sus ministros. «Así como fueron valientes en 2019, ahora Arturo Murillo y Jeanine Áñez tienen que hacerse cargo de lo que hicieron», indicó el entrevistado, quien tiene claro que su pedido es «justicia; no es venganza, no es persecución».

JML / Agencia Boliviana de Información
ABI. Derechos Reservados. 1996 – 2021

Emma Quispe: “Recibí el impacto de balín en la cabeza”

Emma Quispe, una de las víctimas de la violencia registrada en noviembre de 2019 en Senkata, El Alto, relató el martes que cuando fue a pasar sus clases recibió un impacto de balín en la cabeza. 

“Yo estaba yendo a mis clases, mi hermano me llamó y me dijo que estaba normal, salí con mi hermana menor y fuimos por Senkata, mi hermano me volvió a llamar y me dijo que volviera a casa y mi hermana mayor también me llamó y me dijo: ‘vente de una vez ahí están disparando’ y cuando termine de contestar la llamada, recibí el impacto de balín en la cabeza, yo solo sentí un ruido en el oído y me agarre de un caballero, perdí el conocimiento y mi hermanita estaba a lado mío”, relató Emma en entrevista con el Somos Democracia, una alianza de medios estatales.

Recordó que lo primero que hicieron fue meterla a un kiosco porque continuaban los disparos desde un helicóptero, luego la sacaron y llevaron hacia el puente, tras encontrarse con una vecina la llevaron al hospital y allí lo primero que le dijeron es que el balín estaba su cabeza y debían operarla.

“Llamaron a mi papá; mis hermanos y mi mamá no sabían qué hacer, me llevaron en taxi por todo lado me tenían que operar de emergencia, no teníamos recursos”, contó.

Luego la llevaron al Hospital General porque le dijeron que la iban a operar, pero no lo hicieron, el médico ordenó una tomografía, y su hermano tuvo que prestarse 500 bolivianos para ese examen.

“El doctor me dijo que de milagro estás viva porque el balín salió ya no estaba ahí (cabeza), no me dieron nada ni una pastilla, ni agua solo me tomaron la presión”, relató.

Según Emma, la Policía acudió al hospital y tomó sus datos personales y hasta le sacaron fotos y dijeron que investigarían el hecho.

Recordó que entes que le atendieran vio a un joven herido de bala y el galeno comentó que moriría. 

“Nos salimos y a la vuelta de la esquina llegó la Policía, si no fuera el doctor yo estaría detenía y herida, junto a mis hermanos y mi papá”, comentó.

Emma expresó que tras lo sucedido tenía miedo de aparecer en público y decir cómo estaba, sus parientes vieron en Internet lo que le había pasado.

SDQ / Agencia Boliviana de Información
ABI. Derechos Reservados. 1996 – 2021