Fiscal Ramiro Prieto, nombrado por el régimen de facto, no investiga a Iván Arias

EL SIETE A LAS SEIS – BOLIVIA TV.- Las Fuerzas Armadas «son un antro», y la comunidad LGTB (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transgénero) despreciable, así lo sostiene Iván Arias, que firma textos como «comunicador social», en una edición de la revista Cuarto Intermedio de hace 30 años.

El exministro del gobierno de facto de Jeanine Áñez, y ahora candidato a la Alcaldía de La Paz, no ahorra calificativos para la comunidad LGTB ni para las Fuerzas Armadas, «son un antro, son un asco», sostiene, según revela el abogado Omar Durán, exhibiendo el número de Cuarto Intermedio.

Arias tampoco tiene reparos para, en la misma publicación, para dar por muerto a uno de sus padres, cuando su padre y madre estaban vivos. «Es una persona fingidora, que aparenta ser una cosa… ¿Quién hace morir a sus padres, pues? En este libro él hace morir a sus padres, está escrito, el agarra y declara que muere uno de sus padres, cuando sus padres estaban vivos, ¡es una bajeza total, es una persona que no tiene valores, principios!», declara Durán.

Durán denunció a Arias cuando era su dependiente, Arias era ministro de Obras Públicas, y Durán jefe de Transparencia de la Dirección General de Aeronáutica Civil, y lo acusó de nepotismo, de contratar a gente allegada, de corrupción por la compra de barbijos. «Da asco, porque la gente que lo conocemos, que realmente hemos trabajado cerca a él, realmente nos da asco», protestó.

Durán expresó su sospecha de algún tipo de «amarre» que beneficia a Arias en la justicia, porque la Fiscalía no le permite acceder al avance de las investigaciones en los casos que denunció. «Él debería estar en medidas cautelares, no entiendo, pareciera que hubieran hecho un pacto durante el gobierno transitorio para que no se les haga absolutamente nada, a cambio de algo, y eso más bien lo que debería investigarse», añade.

El fiscal de La Paz, Ramiro Prieto, fue designado en la gestión del gobierno transitorio, y la Fiscalía no avanza en la investigación, pese a que se entregó elementos de prueba, y ni siquiera permite acceder a las fotocopias para conocer lo que se hizo, insiste