El paro político del Colegio Médico de Bolivia va rumbo al fracaso

Bolivia Digital.- Ante el pedido del Consejo Nacional de Salud (Conasa) de iniciar un paro indefinido en contra de la promulgación de la Ley de Emergencia Sanitaria, más del 73% de los establecimientos de salud atendieron con normalidad a la población.

La defensora del pueblo Nadia Cruz hizo una verificación en 38 centros de salud, públicos y de la seguridad social en distintos puntos del país, y evidenció que en 27 de estos establecimientos la atención a pacientes fue regular. “Saludamos y reconocemos el compromiso por la vida y la salud del pueblo boliviano de las y los trabajadores de salud”, dijo mediante un video.

Según el detallado, siete acataron parcialmente el paro convocado por Conasa, es decir el 17%; y sólo cuatro establecimientos, que representan un 10%, acataron las medidas de presión. Tres públicos, el hospital Daniel Bracamonte de Potosí, hospital Santa Bárbara de Chuquisaca y hospital San Juan de Dios de Tarija, y uno de la Caja Nacional de Salud, el Jaime Mendoza de Sucre.

De los siete hospitales que acataron parcialmente el paro, cuatro son públicos, Hospital de Clínicas de La Paz (aunque luego de unas horas la atención fue normal), hospital Corea de Oruro, hospital Madre Teresa de Calcuta de Potosí, hospital San Antonio de Tarija y tres de la Caja Nacional de Salud (Hospital Obrero de Potosí, Obrero de Tarija y Obrero Trinidad).

La Defensora solicitará mediante una nota a la Autoridad de Supervisión de Seguro Social a Corto Plazo (ASSUS) que, en el marco de sus competencias, supervise, controle, fiscalice e inspeccione los centros de salud que acataron parcial y totalmente el paro; igualmente, lo hará con los servicios departamentales de salud (Sedes) para que controlen y garanticen la continuidad de los servicios en los hospitales donde paralizaron la atención a pacientes, en resguardo de la vida y la salud de la población, según una nota de prensa.

Atendieron con normalidad

En todo el país, varios hospitales abrieron sus puertas con normalidad la jornada de ayer, indicando que la población necesita ser atendida.

Los médicos del hospital Viedma de Cochabamba trabajaron con normalidad, porque el paro es considerado como irregular y sin sentido, informó su director, Cristian Gómez.

“Es por esa razón que el hospital Viedma está trabajando de manera regular. Esta mañana se han repartido fichas como todos los días y en este momento todo el personal está trabajando”, manifestó en una entrevista con radio Patria Nueva.

El director del Hospital Boliviano Japonés de la ciudad de Cobija, Nahúm Vásquez, informó que la atención a los pacientes en diferentes especialidades fue normal.

“La atención se realiza de manera adecuada y oportuna en todos los servicios. Se están atendiendo a todas las pacientes porque la pandemia no nos cae bien a todos”, dijo.

El director del hospital Santa Bárbara de la ciudad de Sucre, Juan Carlos Yañez, comentó que los pacientes fueron tratados  en las diferentes especialidades, pese al paro convocado.

A su turno, la directora del Hospital Holandés indicó que ese nosocomio atenderá en todas las unidades, mientras que los hospitales de Clínicas y del Niño repartieron las fichas para sus pacientes.

Los pacientes con Covid-19 en los hospitales municipales La Portada y Cotahuma fueron cuidados con normalidad;  médicos, enfermeras, auxiliares y técnicos de apoyo desarrollaron su trabajo con regularidad.

“Somos un centro Covid y estamos atendiendo con normalidad. Tenemos al momento 43 personas internadas, de las cuales siete pacientes están en terapia intensiva. Estamos atendiendo normalmente porque somos un centro centinela y debemos atender las 24 horas”, aseveró la directora del centro hospitalario de La Portada, Liliana Gonzales.

Reglamentación

El director del Hospital de Clínicas de La Paz, Óscar Romero, convocó a los médicos a participar en la reglamentación de la Ley de Emergencia Sanitaria y cuestionó el pedido de algunos sectores de abrogar la norma.

“Consideramos que tienen que estar presentes (Colegio Médico) y hay otra voz que está pidiendo la abrogación de esta ley. Considero que esto no tenga que ser una pulseta de fuerzas, debería haber un criterio racional de ambas partes para establecer lo mejor para la población”, afirmó.

Un recuento de la paralización de servicios de parte de los profesionales en salud en Bolivia demuestra que en 2018 no trabajaron durante 40 días y en 2019 no acudieron a su fuente laboral por más de un mes. Sin embargo, durante 2020, durante el régimen de facto de Jeanine Añez, los profesionales en salud no paralizaron labores ni un día, ni demandaron nada al gobierno eventual.

GOBIERNO AFIRMA QUE EL PARO MÉDICO «FUE UN FRACASO

BOLIVIA TV.- El primer día del paro médico nacional fue un «fracaso», la mayoría de los centros médicos del país no acató la medida, afirmó el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo. El 69 % de más de 4.300 centros médicos del país trabaja con normalidad, dijo. «Esta es una gran noticia para el pueblo boliviano, porque tanto médicos como la sociedad civil» entendieron la situación que atraviesa el país, dijo. Del Castillo denunció afanes políticos tras la protesta de un sector de los médicos.

GOBIERNO DENUNCIA «INTERESES POLÍTICOS EN CIERTOS SECTORES MÉDICOS», Y FELICITA A LOS PROFESIONALES «COMPROMETIDOS CON SU PUEBLO Y TAMBIÉN CON SU PROFESIÓN» QUE NO ACATAN EL PARO

BOLIVIA TV.- El Gobierno denunció la existencia de «intereses políticos en ciertos sectores médicos que desconocen un acuerdo que ellos mismos han firmado», y que impulsan un paro nacional de 10 días que inició ayer y que hasta ahora «fue un fracaso», contra la Ley de Emergencia Sanitaria.

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, puso como ejemplo de estos afanes político electorales al candidato a la Alcaldía de La Paz, Luis Larrea, presidente del Colegio Médico de La Paz, quien «ante su caída en las encuestas, busca la manera de incrementar su caudal electoral».

Afirmó que la información contrastada con el Defensor del Pueblo permitió evidenciar que el 69 % de «4.300 centros médicos, clínicas, hospitales, laboratorios», del país «trabaja con completa normalidad».

«Esta es una gran noticia para el pueblo boliviano, porque tanto médicos como la sociedad civil entendieron la situación de emergencia de salud en la que nos encontramos, y decidieron continuar con sus labores cotidianas; por tanto, felicitamos a todos y cada uno de los médicos comprometidos con su pueblo y también con su profesión. Ayer, el pueblo boliviano se dio cuenta que el paro médico, con estas características señaladas, fue un fracaso», declaró Del Carpio en conferencia de prensa ofrecida en el Ministerio de Gobierno.

No todos los departamentos se unieron al paro, «claro ejemplo de esto son los departamentos de Pando, y Beni, y las ciudades de El Alto, Tarija, La Paz y Cochabamba», sostuvo, y precisó que hospitales considerados «grandes», como el Viedma de Cochabamba o el Holandés de El Alto, trabajan con normalidad.

EXMINISTRA ADVIERTE «UN INTERÉS DESESTABILIZADOR POLÍTICO» EN EL PARO MÉDICO

TODAS LAS VOCES – PATRIA NUEVA.- Cuba. El paro médico en Bolivia en contra de la Ley de Emergencia Sanitaria, «es una vergüenza para el mandil blanco boliviano», una actitud «inhumana» que evidencia la existencia de «un interés desestabilizador político» y delata la postura política de la dirigencia del sector, denunció la exministra de Salud Ariana Campero Nava.

«Es una vergüenza para el mandil blanco boliviano. Lo que quieren es hacer primar sus intereses político partidarios, económicos y de clase, las dirigencias del Colegio Médico, porque no creo que sea bueno generalizar; pero sí me parece que es una actitud inhumana que no tiene nombre», declaró Nava.

La exministra cuestionó la «doble moral» de la dirigencia médica, que sale en protestas ahora que se aprueba una ley que, entre otras cosas, «regula los precios abusivos que cobran las clínicas privadas», y se mantuvo en silencio durante el régimen de facto, donde se realizaron compras con sobreprecio, de productos que no sirvieron, y cuando no se garantizó la atención sanitaria.

«Hay un interés desestabilizador político que busca vengar, a través del dolor de la gente, su derrota política de sus dirigentes», sostuvo.

Según Campero, «el Colegio Médico nunca tuvo claro su rol», que debería apuntar, por ejemplo, al aporte científico. «¿Qué aporte científico han hecho en los últimos 5, 10 años los entes colegiados al sistema de salud? ¿Qué investigación científica, qué publicación científica bien hecha?», preguntó.