Una quechua es la nueva ministra de Culturas de Bolivia: Sabina Orellana

La Paz, 20 nov (ABI).- El presidente de Bolivia, Luis Arce, posesionó este viernes a Sabina Orellana como la nueva ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, una cartera de Estado que vuelve al Gabinete, después de casi medio año.

«Asumir la administración de este Ministerio es un gran reto para nosotras, en especial para las mujeres indígenas, siempre nos han minimizado a las mujeres», sostuvo Orellana, tras jurar al cargo.

Sabina Orellana es una mujer líder de la nación quechua e integrante orgánica de la Confederación «Bartolina Sisa», donde se desempeñó como técnica de la organización, al igual que lo hizo cuando fue parte de la Escuela de Gestión Pública Plurinacional.

La nueva autoridad aseguró que hará prevalecer el símbolo de la Wiphala e inculcará su significado en la población boliviana, tras lamentar que haya sido quemada en el «golpe de Estado» de finales de 2019.

«Se humilló y agredió a la mujer de pollera solo por ser de pollera, se quemó el símbolo patrio, nunca más nosotros ni nadie debe agredir a nuestros símbolos patrios», remarcó.

Enfatizó que se debe construir una patria descolonizada y despatriarcalizada, orgullosa de su raíz, ya que esa es la mejor herencia que se puede dejar a las futuras generaciones.

El presidente Luis Arce y el Vicepresidente David Choquehuanca felicitan a la nueva ministra de Culturas, Sabina Orellana.

En el acto, la nueva ministra de Culturas posesionó a los dos viceministros dependientes de esa cartera de Estado, como de  Descolonización y Despatriarcalización y de Interculturalidad, cargos que recayeron en Pelagio Condori y Sergio Prudencio Bilbao, respectivamente.

Por su parte, el jefe de Estado dijo que, atendiendo el mandato del pueblo, se restituyó el Ministerio de Culturas, que cumplirá la misión estructural de reconstruir la diversidad y soberanía nacional.

«La descolonización es una responsabilidad colectiva y constitucional, es una tarea que debemos profundizar», subrayó.

Explicó que el colonialismo y el patriarcado se basan en el establecimiento de relaciones desiguales e injustas, por lo que descolonizar y despatriarcalizar es revertir esa desigualdad entre nacionalidades, y hombres y mujeres.