Gobierno argentino garantiza el voto de bolivianos el 18 de octubre

Buenos Aires, 8 sep (EFE).- El canciller argentino, Felipe Solá, afirmó este martes que el Gobierno de Alberto Fernández trabajará para garantizar el voto de los bolivianos residentes en Argentina y cuestionó la inhabilitación del expresidente boliviano Evo Morales como candidato al Senado.

«Lo que quiero reafirmar públicamente es que, en caso de haber elecciones en Bolivia, nosotros vamos actuar en función de posibilitar y permitir el voto de todos los bolivianos que viven en Argentina», dijo Solá en declaraciones a El Destape Radio.

Las elecciones generales en Bolivia están previstas el próximo 18 de octubre tras dos aplazamientos por la pandemia de la COVID-19.

«Que voten es responsabilidad de Bolivia. Pero nosotros vamos a hacer todo lo posible para que la democracia funcione, en este caso, para los bolivianos que viven en Argentina», insistió el canciller argentino.

Solá recordó que Argentina no reconoce al gobierno interino de Jeanine Áñez, quien comanda Bolivia desde noviembre pasado y es contraria políticamente a Morales, que reside en Argentina y tiene estrechos vínculos con Alberto Fernández.

«No reconocemos a ese gobierno desde que nació. Sólo mantenemos relaciones consulares porque hay mucha población de ida y vuelta, sobre todo bolivianos en Argentina, y no queremos perjudicarlos a ellos. Pero la verdad es que el nivel de hostilidad ha sido muy grande», afirmó Solá.

«PERSECUCIÓN» A MORALES Y CORREA

Solá consideró como «una persecución por el lado judicial» a las decisiones de inhabilitar a Morales como candidato al Senado y al expresidente ecuatoriano Rafael Correa como candidato a vicepresidente de su país en las elecciones de febrero próximo.

«En el caso de Ecuador, no puedo entrar al fondo de las razones y hechos desde el lejos, pero creo que prevalece la idea de Correa como líder antes de Correa como persona acusada», dijo el ministro argentino.

En el caso de Bolivia, recordó que Argentina resaltó en su día un comunicado de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, «donde puso en blanco sobre negro las muertes ocurridas en noviembre del año pasado en Cochabamba y en El Alto», que era, según recalcó Solá, lo que Argentina sostenía cuando denunciaba que en Bolivia se había perpetrado un golpe de Estado contra el Gobierno de Morales.

«En ese entonces la Cancillería boliviana nos acusó de intromisión, pero no era intromisión sino la denuncia de una situación», señaló Solá.

SOLÁ: “VAMOS A FACILITAR EL VOTO DE TODOS LOS BOLIVIANOS QUE SE ENCUENTRAN EN LA ARGENTINA”

Nota de prensa de cancillería argentina.- El canciller Felipe Solá realizó declaraciones hoy en las que se refirió a las elecciones en el BID, la relación de nuestro país con Brasil y China, y de las proscripciones que declararon para Rafael Correa y Evo Morales en las elecciones venideras de Ecuador y Bolivia, respectivamente. Dijo que “vamos a facilitar el voto de todos los bolivianos que se encuentran en Argentina” y aseguró que “se mantiene el lawfare en nuestra región”.

“Lo que quiero reafirmar públicamente es que para las elecciones en Bolivia nosotros vamos a permitir el voto de todos los bolivianos que viven en Argentina tal como señalan las normas vigentes», dijo. «Que voten bajo la responsabilidad de las autoridades de Bolivia, y que sepan que nosotros haremos todo a nuestro alcance para que funcione la democracia para los bolivianos que viven en Argentina. Por lo demás la forma en que se refieren ellos al gobierno anterior no es compartida para nada por nosotros; no reconocemos al gobierno actual. Sólo mantenemos relaciones consulares porque hay mucha población de ida y vuelta, sobre todo bolivianos en la Argentina, y no queremos perjudicarlos a ellos. Pero el nivel de hostilidad ha sido muy grande”, remarcó Solá en declaraciones a el Destape Radio.

“En el caso de Bolivia nosotros subrayamos un comunicado de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, donde puso blanco sobre negro las muertes en noviembre del año pasado en Cochabamba y en El Alto, que era lo que nosotros sosteníamos cuando decíamos que había habido un golpe de estado», puntualizó. «En ese entonces la cancillería boliviana nos acusó de intromisión, pero no esa intromisión sino la denuncia de  una situación.”

Consideró Solá que “sigue vigente en lawfare  en la región. Hay una persecución por el lado judicial. Conozco más a fondo el caso Bolivia, pero en el caso de Ecuador, aunque no puedo entrar al fondo de las razones y hechos desde el lejos, creo que prevalece la idea de Correa como líder antes de Correa como acusado”.

Se refirió además a las elecciones en el BID. “Su reglamento dice que al presidente hay que elegirlo en una asamblea anual ordinaria de gobernadores y esa asamblea fue postergada para marzo del 2021. Por supuesto no contábamos con la pandemia cuando se hizo el reglamento, que es la Constitución propia del Banco, y además se está discutiendo mucho la virtualidad: si debe ser usada o no. No se hace la reunión anual del BID porque hay pandemia, pero para algunos sí se puede elegir al Presidente de manera virtual. Eso es cuestionable”, resaltó Solá.

Recordó que históricamente “el presidente del BID fue un latinoamericano, desde el año 59, y está el discurso de Dwight Eisenhower cuando lo funda junto con otros países. Esa es otra objeción”. Luego sostuvo: “Esperamos del BID la función más amplia y colaborativa para nuestros países de América Latina y el Caribe, que están muy castigados en su economía, y van a necesitar del BID. ¿Qué se dice? Que va a ser capitalizado por Estados Unidos, y que una de sus funciones centrales será darle batalla a la influencia china en América Latina, y esa no es la función del BID.»

“Esperemos que en la relación Argentina-Estados Unidos tenga poca influencia la elección del presidente del BID, y que la situación se resuelva este sábado; nosotros mantenemos a nuestro candidato. No se entiende la posición de países vecinos sobre el apoyo automático al candidato de EEUU: todo nos acerca como países del Mercosur y arreglamos nuestros problemas puertas adentro, pero cuando se trata de la ubicación en el panorama internacional es cuando aparecen las diferencias”, indicó.

Sobre la relación con Brasil, aseguró que “tenemos una búsqueda de relacionamiento más fuerte con todos los sectores de la sociedad brasileña, y queremos evitar cualquier disidencia pública con el gobierno de Jair Bolsonaro. Brasil es nuestro socio comercial, en este momento igualado con China pero por razón de los precios de los commodities y nuestra baja importación de autos. Argentina no puede atar su relación con Brasil a la circunstancia de uno u otro gobierno solamente: ésa es la instrucción que tiene  Daniel Scioli”.

Solá también explicó que “vamos a profundizar las relaciones con China, tendremos mayor búsqueda inversiones y buscaremos que en esa relación desparezcan barreras porque queremos aumentar nuestras exportaciones. Si se puede estaremos en noviembre en Shanghai. Somos invitados especiales de honor como país a una inmensa exposición de exportadores, donde nos encontraríamos con los compradores chinos. Iríamos con empresarios nacionales”.

“China ha anunciado 1000 millones de dólares de préstamos casi sin tasa de interés para América Latina por el COVID, y con nosotros tiene varios proyectos de inversión, y además progresivamente y cada vez más es comprador de alimentos no solo para ganado sino para personas, que es lo más importante e interesante desde el punto de vista comercial”, concluyó.